Mimosa

Confío en tus muslos, su regreso a la mismidad de sus pliegues, al intento de convertirse en chocolate

Confío en tu bosque, oscuro frondoso, me dejo llevar como un idiota, a su guarida. Allí podría flotar y abrirme las venas.

Confío en tus manos, mojadas de ti planeando

sobre el universo y revolviendo mi pelo

Confío en la asamblea de tu vagina, allí intervengo con fuerza y sin prisas

Confío en tu boca adverbio esponjoso donde se escapan las palabras de la celda de la dulzura

Confío en tu barricada, esa línea roja escondida de tu rouge, que acelera mis pulsaciones


(c)Greta Buysse

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s