La Piedra

Me despierta el domingo un espíritu altivo combativo invasivo, el alma guerrera de un emperador romano, se apropia con insolente autoridad e indecencia de mi.

Mi miembro ambicioso, aparece altivo, insolente beligerante poderoso, codicioso degenerado, deseoso de invadir tu territorio, como un general, preparado para asaltar tu coño, para apropiarse de tu boca y quedarse cada centímetro de tu piel.


Anuncios

3 comentarios sobre “La Piedra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s